NUEVA CACICADA DEL PP MADRILEÑO

Que las aguas andan revueltas en la política madrileña y no solo con los asuntos del espionaje, no es ninguna sorpresa para nadie. A partir de pasado mañana, el día 31 de enero, las personas inmigrantes tendrán un servicio menos en Madrid en el que ser atendidos; probablemente estemos hablando del mejor servicio de España -si a la mediación intercultural nos referimos- y de una experiencia con un amplio reconocimiento internacional. Se trata del SEMSI, el servicio de mediación intercultural, que a través la Universidad Autónoma de Madrid, mantenía -desde hace 11 años- un convenio que ahora, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido no prorrogar, pese al magnífico trabajo del Prof. Carlos Giménez y de todo un lujoso equipo de profesionales de este campo. Vaya para los 53 mi solidaridad y reconocimiento, y por ellos y ellas, esta humilde entrada.

Los máximos responsables de la Comunidad y el Ayuntamiento capitalino, están tomando decisiones políticas que tienen mucho que ver con el modelo de intervención social, con el fenómeno migratorio, y también con las políticas de extranjería que los sectores mas conservadores de esta Europa fortaleza y del capital (aquí incluyo tanto al PSOE como al PP), nos están intentando blindar con sus vergonzosas directivas.

Si la crisis nos está afectando a todos, mucho más les va a golpear a los sectores mas desfavorecidos. Con esta nueva cacicada del PP, más de 600.000 personas de origen extranjero se van a ver privadas de un servicio de mediación social intercultural que con muy buenos resultados, les hacía un poco mas llevadero su triste e injusto deambular. Que no nos cuenten que con el servicio recién creado para dinamizar espacios públicos, (les debe gustar mas la CEAR que el SEMSI), van a dar mejor respuesta, porque lo que es prevenir, regular y solucionar conflictos, no lo van a hacer mejor.

Un amigo me decía ayer que en estos momentos de crisis, los gobiernos están mostrando una miopía que sólo podrá ser rectificada desde la sensatez y el trabajo organizado de la ciudadanía. Nosotros los ponemos, nosotros debemos quitarlos –decía- y exigir que trabajen al servicio de los intereses generales y no de sus estrategias y expectativas políticas. Pues eso, a botarlos en de votarlos.

Como dice el propio Carlos Giménez en su carta de despedida, “estaríamos hablando de una política sustentada en el asimilacionismo, en la cual los inmigrantes no son considerados nuevos ciudadanos con derecho a la expresión pública de sus propias culturas e identidades, sino como población a “integrar” siempre y
cuando se asimilen y sean susceptibles de ser captados como futuro apoyo político, de ahí que esta nueva línea conlleve un importante riesgo de clientelismo. Así mismo, esta línea de actuación implica el peligro de abordar la integración de los extranjeros desde una perspectiva asistencialista que desmonta la valiosa labor en materia de convivencia desarrollada
”. Me parece que huelgan más comentarios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en articulos, Inmigracion, interculturalidad, Politica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s