“Otra IU es posible, y …necesaria”


Durante las últimas semanas raro es el día que no se oyen nuevas voces desde las bases de IU que ponen de manifiesto que ninguno de los tres documentos “oficiales” por si solo servirá para salir airosos de nuestra IX Asamblea, que claman por la necesidad de un obligado consenso en la diversidad, que plantean lo importante que sería una enmienda a la totalidad a modo de documento de síntesis, o que abogan incluso por objetar a este kafkiano proceso, declarándose insumisos a los fantasmas del pasado, o hasta llegado el caso por impugnar esta pantomima de nueva fractura que se nos quiere presentar desde arriba.
Lo cierto y verdad es que ni las cúpulas que hasta hoy han dominado IU lo han hecho nada bien, ni la dirección federal puede sentirse satisfecha del trabajo (léase resultados) realizado, ni la comisión unitaria ha logrado los objetivos que se le encomendaron, ni los documentos elegidos como oficiales responden concienzudamente a la necesaria pluralidad, sino que son documentos interesados o de parte, que demuestran la mala gestión del proceso y que en el mejor de los casos contribuirán a dividir mas que a unir, a agrupar, no siempre de manera natural, a los que suscriban cada uno de ellos, pero nunca favorecerán una buena síntesis ni un consenso serio y duradero.
A los ríos de tinta vertidos en los medios de comunicación y prensa alternativa, se ha sumado todo un torrencial de aportaciones desde lo que hoy se ha venido en llamar “las blog oosferas”. Personalmente con mi “TERCA IUTOPIA” en la del entorno de IU, -la conocida “ILOVEIU”-, tengo que manifestar que estoy muy de acuerdo con esas apreciaciones plurales, de gente de diferentes sensibilidades, de territorios distantes y curiosamente no intercomunicados como Molina del Segura o Madrid, Dos Hermanas en Sevilla o Baleares, Valladolid o Rivas vacía Madrid.
Ante la tesitura de tener que elegir entre tres documentos que lejos de ser antagónicos o incompatibles, todos son necesarios para el futuro de IU –y tan imprescindibles como las opciones a las que representan-, una parte importante de nuestra preocupada militancia, que curiosamente no teme por sus puestos de trabajo en la organización sino por la organización, está apostando por promover un nuevo espacio donde la crispación y el resentimiento devengan en diálogo, consenso y ganas por refundar ese proyecto común y unitario que fue Izquierda Unida.
Ese llamémosle “cuarto espacio” que tiene una estructura difusa, que carece de representantes que hablen en su nombre, que no tiene un director de orquesta y que seguramente no presentará ninguna candidatura en la IX Asamblea, tiene la virtualidad de estar constituido por voces de nuestras bases y entorno que emergen de forma espontánea y que coinciden en la búsqueda de unos mismos objetivos mínimos que creo son asumibles por una gran mayoría: la democracia participativa, la unidad en la diversidad y la renovación real y mayoritaria.
Esta enmienda a la totalidad, que a veces tiene forma de 4º documento –como el presentado por las Asambleas citadas (Murcia, Baleares, Sevilla, Rivas,…) partiría del presupuesto de que los tres documentos políticos propuestos concuerdan en más del 90% y sólo discrepan en cuanto a la valoración de la gestión de los últimos años y alguna cosilla más. La verdad es que estratégicamente es difícil que llegaran con opciones a la Asamblea al no ser cada uno de ellos conocidos por el resto de delegados y viceversa. Por ello, en otras muchas asambleas ya se está trabajando por aprobar una RESOLUCION –generalmente se están obteniendo por unanimidad- que en líneas generales coinciden en expresar la negativa a votar los tres documentos oficiales (que no las listas de delegados para que salgan consensos que recojan toda la diversidad existente), en urgir para la realización de un documento síntesis que pueda serlo de un consenso real y plural, -aunque “in extremis” como siempre pasa en IU, y en solicitar que la renovación que necesitamos para renacer lo sea real y que empiece por la mayoría de dirigentes que nos han abocado hasta aquí.
Es preciso pues, a la vez que muy urgente, que todos esos cuartos espacios y documentos se sumen a estas resoluciones y podamos el próximo domingo 16 de noviembre conseguir que no gane ninguna corriente o grupo, para la próxima asamblea, sino que gane IU; que a la vez, ningún grupo o corriente se apropie de estas resoluciones, ni trate de obtener ventaja mediante su defensa, y que consensuemos un único documento que no se presente contra ninguno de los anteriores, que sea en parte la síntesis entre ellos, que no busque operaciones de fontanería ni de pingües mayorías y que pueda recuperar también a toda esa gente asqueada, desmoralizada, huída o que no está a gusto tomando partido por una línea, sensibilidad, familia o documento y que sueña que Otra IU no solo es posible, sino también muy necesaria en estos tiempos de crisis económica y de militancias.
Algo así es lo que yo os propongo hoy, también para Albacete. Una resolución con vocación de unanimidades que distintas Asambleas de nuestra región ya las han aprobado (como Moral, Guadalajara, Hellín, …) Y después, y en consonancia con ello, que aprobemos unas candidaturas de consenso, tanto para los tres directos que hemos de elegir desde aquí (mas los 2 o tres que nos corresponderían por la regional), como para los 19 que hemos de elegir para Toledo. Creedme que no es difícil. He hablado con mucha gente y de diferentes sensibilidades y espero que la comisión de listas haga el encaje de bolillos para lograrlas conjugando género, edad, territorialidad y sensibilidades.
Con vosotras y vosotros, NI UN PASO ATRÁS. ¡Salud, Paz, República y Libertad!

5 NOTAS PARA LA CLAUSURA. XV ASAMBLEA PROVINCIAL DE I.U.
1. Construyamos una IU cohesionada y abierta a la sociedad para ganar el futuro. Esa es nuestra tarea post Asamblea. Tenemos que trabajar desde todos los frentes y con todas nuestras ganas por una Izquierda Unida cohesionada, capaz de abrir, un proceso de refundación de la izquierda alternativa en nuestro país, mejorando la relación del proyecto con la sociedad a través de nuestra presencia activa en las organizaciones y movimientos sociales alternativos que son los que hoy día plantan cara al sistema capitalista y neoliberal que nos domina.
2. Elaboremos desde ya un programa político de movilización como respuesta a la crisis, que debe relanzar a IU en todos sus frentes, partiendo de la centralidad del mundo del trabajo, la apuesta por un cambio en el modelo de desarrollo y la reforma del Estado, hacia un Estado federal y republicano.
3. Urjamos una salida unitaria para relanzar IU como movimiento político y social. Estamos convencidos de que la pluralidad es nuestro mejor patrimonio en IU –si la sabemos aceptar- y que nunca debe ser un problema. No hay mejor manera de gestionarla, que potenciando su expresión sin trabas, desde la Asamblea de base. Si lo queremos para nuestra ley electoral, aquí también hemos de creernos y aplicar que cada persona debe ser un voto en IU. Tenemos que superar las dinámicas de bloques, de mayorías y minorías que empobrecen y secuestran la organización, apostando por un debate transversal y abierto, en torno al análisis de la realidad, la propuesta programática y la acción política. Por eso creemos que la IX Asamblea necesita una salida unitaria. Porque queremos una IU a la altura de las circunstancias. No es el momento para el debate cainita ni los personalismos si no para arrimar el hombro.
4. Esta IX Asamblea -por lo tanto,- debe ser el final de la confrontación interna, el final de la etapa de división en IU. Todos y todas somos necesarios para relanzar este proyecto, que como decía al principio no solo es posible, sino necesaria. En IU no sobra nadie, y si algo está demás son las posiciones excluyentes. Tenemos que dejar de teorizar sobre lo que nos separa para poner el acento en aquello que nos une que es el programa y la acción política desde la izquierda.
5. Porque Izquierda Unida tiene futuro y sigue siendo necesaria. Si no existiera, tendríamos que inventarla. Me gustaría, por eso, ahora en la comida, brindar por el final de una etapa. No es el final del trayecto. Izquierda Unida sigue siendo necesaria y ahora mas que nunca. Necesitamos una izquierda nítida; no subvencionada ni amordazada; no condicionada, ni hipotecada; una izquierda que desde la confrontación ideológica y programática, haga frente al capitalismo imperante, al injusto sistema del mercado y a la insuficiencia de la llamada socialdemocracia liberal para dar una respuesta a la crisis. Son tiempos para una ofensiva de las ideas desde la izquierda. Son tiempos para la movilización contra el capital. Son tiempos en los que Izquierda Unida tiene mucho que decir. Mirad, hemos perdido un tiempo precioso desde las elecciones de marzo hasta hoy en adulteradas discusiones que han llegado al activo de Izquierda Unida, su afiliación. Hemos perdido demasiado tiempo en debates centrados en el ombliguismo y en los repartos de poder. Y ahora ya no hay tiempo que perder. La situación económica reclama una respuesta amplia, contundente y organizada de IU para evitar que la crisis la paguen los de siempre y para garantizar los derechos laborales, sociales y civiles de toda la ciudadanía.
Amigas y amigos en esta tarea NI UN PASO ATRÁS. Y COMO NO HAY DOS SIN TRES
¡Salud y República! Albacete 19 de octubre de 2008

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Izquierda roja verde y violeta, Politica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s